Seien wir realistisch...

Old grumpy guy yelling at the Internet.

Aug 16, 2014

Ha pasado tiempo desde que hablé sobre mantener un sistema Arch Linux sin systemd, ahora resulta más difícil hacerlo con aplicaciones tan simples como mkinitcpio dependiendo del mismo. Sea cual sea el criticismo sobre systemd, GNU/Linux siempre ha sido, en parte, sobre libertad de elegir. Aquí hay una pequeña lista de distribuciones que cumplen alguno de estos criterios:

  1. Systemd no está contemplado como reemplazo de sysv.
  2. Systemd se encuentra en los repositorios, pero no es el sistema init predeterminado.
  3. Systemd es el sistema init predeterminado pero se buscan y promueven alternativas.

Debian y derivados (en eso va Ubuntu) adoptarán systemd, por lo tanto no están en esta lista.

ArchBang:

Proyectos libres de systemd

ArchBang LXQt OpenRC

Bedrock Linux:

Comentarios del principal desarrollador de Bedrock Linux

Crux Linux:

Mantener una versión estable de udev

"Systemd es una abominación de todo lo que Crux es"

Gentoo:

Flags para evitar systemd

Comentarios sobre paquetes que obligan a usar systemd

Less Systemd Linux (LSD Linux):

Sistema inspirado en Arch y BSD

PCLinuxOS:

Discusión entre desarrolladores y usuarios sobre sistemas init en PCLinuxOS

Puppy Linux y derivados:

Artículo del desarrollador principal de Puppy Linux sobre lo difícil que es adoptar nuevas versiones de udev

Slackware y derivados:

Extracto de entrevista con Patrick, desarrollador principal de Slackware donde explica sus preocupaciones con systemd

Salix seguirá el camino de Slackware

No hay interés en Systemd por parte de Vector Linux

Void Linux:

Distribución para usuarios avanzados que cambio systemd por runit

Jul 4, 2014

¿Quién carajos soy? En los delirios inducidos por pastillas automedicadas atravesó la pregunta. No pude escapar de la introspección, evadirla con una actividad nimia o simplemente esconderlo bajo la alfombra. Deseaba con ansías que una distracción se llevará por unos minutos la pregunta y desapareciera, más no fue. Tirado en la cama y un viejo abanico de techo cercano a caerme encima era lo único que tenía.

Los únicos momentos que le dedico a mis pensamientos es cuando estoy físicamente indefenso. La debilidad del cuerpo se mezcla con la insistencia de evaluar quien soy. Detesto estar en cama sin hacer algo, pero vivo ahogado de ansiedad y duda.

No estoy acostumbrado a la bondad de extraños y conocidos. Sus palabras desconozco, siento que estoy fuera de lugar, no se como responderles y termino lastimándolos. Realmente creo en su sinceridad pero no se como procesarla. Y aún así, no dejo de pensar en retribuir lo mismo ¿Sabrán ellos de mi incompetencia? Es muy probable que si. Lo único que quiero es hacer un poco más sencilla la vida de quienes aprecio.

Hago lo que amo con todas las fuerzas que puedo juntar, no lo cambiaría por nada del mundo. Pero la realidad es una amante cruel, no hay día que no me recuerde la fragilidad de mi trabajo. Mañana será otro día pero nada asegura que lo seguiré haciendo. Las expectativas son un bulto que nadie debería cargar.

Soy alguien que desea salir de estas letras, del pensamiento, del habla y no volver a pisar este lugar. Nada tiene de malo mas que la costumbre y no quiero acostumbrarme. Cada centavo o gota de sudor es un centímetro extra pero el camino se siente tan largo y pesado. Para complicarlo no tengo ningún signo que me diga si he avanzado, pero si hay muchos anuncios de retorno.

Lo único que tengo a la mano son estos bits y la posibilidad de que alguien lo lea. Adelante pueden reírse, mofarse, sentir empatía o hacer nada. Aquello que deseo es comunicarlo, no espero nada más que plasmar lo que siento, una referencia para el futuro. Voltear a ver estas palabras, comparar el ayer y saber si he logrado avanzar.

Jun 11, 2014

¿Qué ocurre con el mundo exterior cuando cierra los ojos? Otros sentidos se agudizan mientras detiene la función de la vista, pero el no poder formar la imagen de lo que ocurre lo deja indefenso. Si escucha pasos ¿Serán de un amigo, un conocido o un ser que no pertenece a este mundo?

Piense cuantas veces al día se priva de la vista: Mientras se baña, duerme, bosteza o trata de relajarse. Está desprotegido ante lo que lo rodea y desconoce si al abrir los ojos el mundo seguirá siendo el mismo.

Puede cerrar los ojos ahora y mover sus brazos hacia adelante. Lentamente inspeccione el área donde se encuentra, sienta entre sus dedos la brisa del aire o el silencio de la noche. "¿Acaso eso estaba ahí antes? ¿Quién ha acariciado mi mano?" se preguntará.

Escuche su respiración, aprenda su ritmo y no se exalte. Deténgase en un momento determinado y vuelva escuchar. Al parecer alguien sigue haciendo el ejercicio de respiración. Regrese a respirar, no querrá que se de cuenta que ha sido descubierto.

Hable, conversé con la nada. No grite, no lloré ni proteste. Reconozca su tono de voz y sienta como el sonido se manifiesta. Si recibe una respuesta, no abra los ojos. Si escucha el eco de su voz, no responda. Sin hacer escándalo, recuéstese, coloque las manos sobre su rostro, y grite: "¡Ahora voy por ti!".

Felicidades, ahora es su turno de buscar.

Jun 6, 2014

En agosto serán 8 años desde que empecé formalmente a trabajar como tutor. En ese entonces el único material a la mano era un pizarra de Fisher-Price, un par de gises y un banquillo. Lo único que daba eran temas de secundaria y no aceptaba niños de primaria (Ni idea como podría lidiar con ellos). La voz corrió rápido y recibía llamadas de personas desconocidas. Honestamente, no esperaba que durara mucho esta actividad. Lo que deseaba era ganar dinero fácil, sin necesidad de salir de mi casa. No pensaba vender productos de belleza o limonada.

Al mismo tiempo que empecé a recibir más personas, esta ciudad empezaba a sufrir los embates de la guerra contra el narcotráfico. Las escuelas cerraban, cortaban clases y la moral estudiantil comenzó a decaer. En mi posición de estudiante, las historias de fiestas salvajes, cenas entre amigos y citas parecían una fantasía. No estaba solo en esa idea.

Una de las condiciones era que el alumno se trasladará a mi casa para tomar la clase. No daba clases a domicilio, "el conocimiento no es una pizza", pensaba. Pero el panorama cambió muy rápido. Una madre de familia, amiga de mi madre, pidió ayuda para su hija y amigos en una clase de matemáticas, más la situación requería que yo fuera personalmente a su hogar. Entre gruñidos y palabras cortadas expresé descontento. Insistente ante la oferta de pago, cedí. Antes de colgar pregunte sobre el tema de Matemáticas con el que tenían problemas, a lo cual contestó "Álgebra o algo así".

En el transporte público iba pensando lo fácil sería enseñarles sobre eso. Una cuantas ecuaciones, regla general y ejemplos simples, eso bastará para que aprueban su examen o lo que sea que tengan. Fue sencillo dar con la dirección, antes de poder tocar el timbre una joven estaba abriendo la puerta y me dejo entrar. En la sala se encontraban 5 jóvenes: 2 hombres y 3 mujeres. Sobre la mesa había una pila de hojas dobladas, vasos de plástico y residuos de sacapuntas.

A unos cuantos pasos de la entrada se encontraban los alumnos e hice una pequeña introducción. Terminando con el apenado saludo, pregunté sobre el tema de las dudas. Uno de ellos paso su cuaderno y dijo que no sabían resolver esos problemas. Basto con dar una mirada rápida a la hoja para darse cuenta que esto no era álgebra. ¿∫x³dx? ¿lim h->0? ¿Qué carajo significaba eso? Una hojeada nerviosa sobre el cuaderno reveló el tema: Cálculo Integral.

Yo estaba en preparatoria, primer semestre. Cálculos eran los matemáticos y en los riñones. Los símbolos eran conocidos por qué estaban en la portada del libro de matemáticas. No sabía nada sobre el tema, y heme aquí, pretendiendo que puedo explicarles a ellos que han tomado más clases que yo. Las piernas fueron las primeras en responder y comenzaron a temblar. Traté de ocultarlo al sentarme y actuar una mirada pensativa sobre las hojas.

¿Será mejor salir y disculparme? ¿Fingir dolor y retirarme?. Pasaron un par de minutos y me quede sentado sin decir algo. Interrumpí el silencio con una pregunta tartamuda: "¿Y q-que es lo que e-entienden del tema?". Expliqué que sería más sencillo saber lo que ellos conocían y de ahí partir. Esperaba hacer tiempo y ganar conocimiento, gran error. Ninguno de ellos tenía idea de que trataba, al parecer su maestro había faltado la mayor parte de sus clases. Para enmendar las faltas, el maestro les entrego una guía de 40 problemas y quien los resolviera pasaba con 10 todo el semestre. ¿Quién dice que la flojera no inspira creatividad?

El plan había fallado y ahora estaba en una peor situación. Pedí ver las guías, con la excusa de estimar cuanto tiempo nos llevaría resolverlas. Un paquete de 10 hojas, divido en subtemas. Cada uno incluía una breve introducción al tema, fórmulas en el caso de requerirlas, un par de ejemplos y la lista de problemas. Analicé cada tema, y observé que no era tan complicado, al menos después de comprender simbología y estructura.

Sentí que había descifrado un papiro y sentí la confianza suficiente para empezar a explicar el primero de los temas. La sesión empezó a base de preguntas ¿Qué entienden por límite en matemáticas? Cada quien aportó sus ideas, buscamos en el diccionario y revisamos los ejemplos. Reuní los datos relevantes y comencé a dar la explicación. Hasta ese entonces jamás había suspirado tan fuerte antes de hablar.

Los siguientes temas fueron iguales, entre todos resolvíamos y si surgía una duda tomaba un acercamiento dialéctico. Entre pregunta y pregunta surgía la respuesta, y ambos aprendíamos. Iba todo muy bien hasta que llegamos al tema de funciones trigonométricas. La introducción de la guía asumía que el alumno ya sabía de ellas y sus identidades. Al cuestionar a los demás, respondieron encogiéndose de hombros. Estaba jodido, muy jodido.

Por fortuna, la madre de la chica anfitriona compró refrigerios y nos invitó a tomar un descanso. Este grandioso tiempo extra no podía desaprovecharlo, mientras los demás iban a comer, le pregunté a la madre si tenía libros de matemáticas para "auxiliar y expandir nuestras fuentes". Con un gesto positivo, tomó de un ropero un libro viejo muy grueso. Agradecí el gesto y volví a la mesa de estudio solo.

Buscando entre rápidos movimiento de dedo algún tema que me ayudará sobre trigonometría, encontré el tema deseado. Los ojos se movían entre las hojas del libro, la guía y un diccionario. En la media hora que tardaron en comer, creo que pestañeé muy poco. Los alumnos regresaron, la prueba de fuego había comenzado.

Titubeante, tembloroso y haciendo gestos extraños fue como inicié la clase. Al ver que lo que decía, a pesar de mi patético estado, eran entendidas, fui relajándome segundo a segundo. Quizá el concepto en su totalidad no era entendido pero con el apoyo del libro y las preguntas en grupo fue suficiente para acabar con los problemas restantes.

El grupo, así como yo, estaba satisfecho al terminar la última hoja de la guía. Lo logramos, y solo tardamos 5 horas. A pesar de la evidente falta de conocimiento inicial, me dieron las gracias por haberlos ayudado. Yo no había hecho nada, más que aprender con ellos. Cada uno se despidió con una sonrisa y la promesa de buscarme si volvían a estar en problemas.

A partir de ese momento, cambié completamente la dirección con la que llevaba las clases. En primer lugar, jamás quería volver a pasar por la experiencia de desconocer un tema. Con el dinero, compré libros de Química, Física, Matemáticas, Literatura y Biología para completar mi biblioteca de apoyo. Pedí libros de texto para educación básica a maestros, vecinos y amigos. Nunca volvería a quedarme en esa posición.

El objetivo de las clases dejó de ser el dinero y lo enfoqué en que los alumnos puedan resolver dudas por si mismo. Crear un ambiente donde no tema equivocarse, hacer las preguntas que necesita y adaptar el conocimiento para la resolución de problemas. El alumno deberá desarrollar pensamiento crítico, todo por el mismo. Yo, solo soy un tutor que proporcionará las herramientas necesarias. Mi trabajo termina cuando el alumno decida que ya no me necesita para lograr lo que quiere.

¿Ha funcionado? No lo sé aún, pero existen miembros de una nueva generación que han pasado por mis clases y espero que ellos puedan aportar más a la sociedad de lo que yo he hecho. Si ocurre eso, podré decir que ha sido una de las experiencias más completas de mi vida.

May 3, 2014

Exponerse constantemente a la violencia tiene sus consecuencias. Las personas empiezan a adoptar una extraña actitud de apatía y paranoia. Saben que en cualquier momento se puede desatar un enfrentamiento armado, confían en todos los rumores que escuchan de amigos y vecinos pero para ellos es simplemente otro día. Si hay una cabeza cercenada en un espacio público no se preguntan la clase de horror que están viviendo, simplemente quieren saber si la calle estará abierta para llegar a su trabajo.

Las escuelas, oficinas e industrias tienen protocolos sobre como reaccionar ante un enfrentamiento armado. Así como los simulacros de incendio y temblor, se debe practicar al menos dos veces al año. Los empleados se arrojan al suelo con su taza en la mano y esperan las instrucciones para cada minuto. En una situación real, un movimiento en falso termina en muerte. Sería extraño morir y dejar un juego de Solitario como mi ultima acción en vida.

El cambio no es solamente en esta ciudad, la franja fronteriza ha cambiado. Una frontera herida donde el plomo es juez y verdugo. Existen instituciones pero son la carcasa de un tiempo olvidado. No es nostalgia lo que los pobladores buscan, es un escape del presente desolador y un futuro desesperanzador. A todo esto, me pregunto si existirá un futuro para nosotros, quiero creer que si.

Recorrer la carretera que conecta a las ciudades fronterizas es deprimente. Salir de la ciudad te deja ver en que momento su población dejó de soñar. Fraccionamientos con centenas de casas abandonadas a la orilla de la carretera, alguna vez fueron el nido de aquella promesa de poseer un hogar. Una residencia que fuera el fruto del esfuerzo y trabajo duro, ahora es el centro de operaciones de una pandilla.

Donde termina la ciudad se encuentra un retén. Lo que parecía ser un restaurante a la orilla de la carretera es ahora un montón de madera agujerada y la estación de militares. Un soldado pide disminuir la velocidad, pregunta sobre el destino, propósito y razón. Hombres de estatura mediana a alta, cargando rifles y cubriendo su rostro dan una vuelta por el automóvil. "Sígale jefe" es la señal para avanzar.

Son kilómetros y kilómetros de nada. Nada a la derecha, nada a la izquierda. Nada por adelante y mucho menos de reversa. Es un paisaje semi-desértico repleto con plantas espinosas y pastizales. Es obvio el porqué es elegido por los criminales como escondite. Lo único que cambia el panorama de vez en cuando son pipas de extracción de gas natural. Lo único bueno que ofrecen estas tierras se encuentra debajo de ellas.

Pasamos por otro restaurante a la orilla de la carretera. Cuando era niño, siempre quise saber como sería vivir en el camino. Ser un nómada y recorrer todas las carreteras. Detenerme en las fondas y moteles, vivir al día y conocer una historia distinta cada kilometro. Regreso al mundo real, una mirada rápida y el edificio estaba en ruinas. "Era un buen lugar", dice mi acompañante encogiendo sus hombros, "No pudieron pagar la cuota y terminaron así. Vendían quesos muy buenos." Otro producto lácteo víctima de la delincuencia organizada.

El primer destino son dos ciudades en una: Vieja Ciudad y Nueva Ciudad. Suena algo torpe pero tiene sentido una vez que lo ignoras. La Vieja Ciudad era la Ciudad, pero la construcción de una presa inundó la Ciudad, sus habitantes tuvieron que ser reubicados a unos cuantos kilómetros y se formo la Nueva Ciudad. Años han pasado y la Vieja Ciudad ha emergido y es ahora un destino turístico, no me pregunten como.

Fue necesario pasar por otro retén y llegamos a la Nueva Ciudad. La entrada no ofrece mucho a la vista, salvo algunos posters sobre las elecciones del 2012. Tardamos 5 minutos en llegar al centro de la ciudad. Son las 11:00 a.m. y no hay una persona en la calle. Ni siquiera un puesto de tacos. Terminada la tarea nos pasamos a retirar, no sin antes visitar la Presa. El recorrido hasta el mirador nos muestra por que no hay nadie en las calles. Hay una manzana de casas que han sido quemadas, una al parecer fue tienda de abarrotes. Metros más adelante hay un tramo de cruces que se sobreponen entre ellas, es difícil leer a quien le pertenecen pero es obvio que corrió mucha sangre. Hubo vida en este lugar, y creo que llegamos tarde.

Para poder llegar al mirador de la Presa, debemos cruzar por el puente internacional pero es necesario detenerse unos metros antes del suelo americano. Los oficiales de aduana y militares que resguardan la entrada parecen forzados a hacer su trabajo. Otra revisión y nos permiten avanzar. Este puente es distinto al de la ciudad, el agua de la presa parece un océano y las columnas parecen gigantes que resguardan la entrada. Una vista rápida y volvemos al mundo real. De nueva cuenta somos revisados al querer entrar a la ciudad, nunca son suficientes revisiones. Cuenta mi compañero que alguien trató de volar la presa pero resbaló y se ahogó cuando investigaba el lugar. Las amenazas de bomba en los puentes no son nuevas y después del 9/11 son alertas totales. No creo que exista una persona tan estúpida para hacer volar la Presa, pero el riesgo existe. Aproximadamente a unos 500 metros del puente se encuentran los cimientos de una construcción y mucho escombro. "¿Eso? Según me dijeron fue un granadazo" Creo que la historia de la bomba no estaba tan alejada de la realidad.

Debemos salir de la ciudad y llegar al siguiente poblado. No tengo idea de como se verá ahora, la última vez que pasé por estos lugares tenía 11 años y en ese entonces, mi atención estaba más centrada a una consola portátil de videojuegos. Ya hay pobladores de la Nueva Ciudad en las calles, inspeccionan sus alrededores y siguen su camino. Forma parte de la rutina de vivir en la incertidumbre. Hoy podrán vivir otro día.

Apr 20, 2014

Hay una gran cantidad de cuentos que empezaron como anécdotas o amenazas a los más jóvenes para que supieran las consecuencias de salir a un mundo peligroso, más allá de la rutina. Algunos de ellos son explícitos en su contenido, presentando escenas sangrientas o muertes para causar shock a los incautos. Hubo un tiempo en que la fantasía y la realidad era difícil de diferenciar. Si alguien les dijera que un familiar ha sido desollado y su cuerpo fue arrojado en una plaza pública ¿Lo creerían? No lo se, pero nadie quería formar parte de esa historia.

Los eventos que llevaron a esta ciudad al borde la paranoia sucedieron en mi época adolescente. Una gran parte de la población, así como yo, pensaba que si interrumpían sus actividades o demostraban miedo sería como decir que los causantes del miedo han ganado. Suena un tanto idiota, pero no parecía existir otra respuesta.

La cantidad de veces que me encontrado con el rostro del crimen son bastantes y deseo describir una a continuación:

En mi primer año de universidad, las conversaciones empezaban de la siguiente manera: "¿Escuchaste la balacera de anoche?". No había otro tema que tuvieran en común más que los actos de violencia. Uno de esos días, corría el rumor que un grupo de personas había entrado a otra universidad y tomaron a la fuerza a un grupo de alumnas. La historia se extendía con una amenaza, que podrían hacerlo en otras universidades. El lugar donde asistí no era precisamente una fortaleza y tenía muchas entradas vulnerables (Nosotros las utilizábamos para salir temprano sin ser percibidos.)

Siendo la penúltima hora, escuchamos un helicóptero en la cercanía. No era raro, hasta que un personal de administración mando a hablar al profesor. Cuando regresó, nos informo que existía una situación de riesgo (aka balaceras) cercana y la dirección había decidido que todos los alumnos salieran. Es probable que la decisión fuera afectada por el rumor, pero hasta el día de hoy me parece que fue una pésima idea.

Muchos de mis compañeros decidieron compartir automóvil o esperar a que llegaran por ellos. En mi caso, no preste importancia y decidí caminar hasta donde esperaba el transporte. Es un recorrido de 10 cuadras en el centro de la ciudad, casi todos los días hay un flujo moderado de personas, pero no ese día.

Al llegar a la vecindad donde se paraba el transporte, note que había otro grupo de personas esperando, eso me tranquilizó un poco. Hasta que un joven, un par de años menor que yo, me toca la espalda y me pide la hora. No traía reloj y le digo que no se. Me dice que saque el celular para saber la hora, yo no tenía celular y repetí lo mismo. Insistió, y con esto me doy cuenta que no deseaba saber la hora.

Me comienza a preguntar si sabía algo del "pedo de hace rato". Desvió la mirada y me comienzo a alejar, solamente diciendo que no se y no me interesa. Al ver que me alejaba, trató de tomarme el brazo y yo se lo empuje con la mochila. Claramente enojado, se pone de frente y me dice "¿Andas con ellos o con nosotros? No la quieras hacer de pedo, aquí traigo una pistola." La palabra "pistola" hizo que reaccionara.

Lo empuje y comencé a exclamar en voz alta mientras me alejaba sin perder la vista de frente: "Anda cabrón, dispárame. Dispárame enfrente de todos los que están aquí para que te vean. Muy bravo el pendejo, saca tu pistola y mátame." Ahora entiendo que no fue la mejor manera de responder, pero en el momento sentía que no podía hacerlo de otra forma. Sea como fuere, el acto funcionó, el muchacho salió corriendo en dirección contraria junto con otro que lo esperaba a mitad de cuadra.

Mi primera reacción tras esto fue de enojo, ninguna de las personas que se encontraban cerca esperando el camión tuvo la iniciativa de ayudarme. Sabían por lo que estaba pasando y decidieron darse la vuelta. Camine hacía la esquina, maldiciendo a quien se atravesara: "Imbéciles". En ese momento llegó el transporte y seguía refunfuñando. No fue hasta llegar a casa, cuando me di cuenta del enorme riesgo en que me puse y lo cerca que estaba de morir. No pude dormir esa semana. Mis padres, amigos y pareja me recriminaron por las acciones que tomé.

No me gusta pensar en los supuestos, ha sido uno de los momentos donde la muerte ha estado muy cerca. Aún no se cuál hubiera sido la acción correcta, pero entiendo que las causas de la decisión que tomé fueron un producto de su tiempo. Hay quienes dicen que si nos ponemos en pie en contra de esta situación, podremos acabar con ella. Pero sus raíces son más profundas, y han invadido cada espacio de nuestra vida. Pasarán años para que una generación en la localidad no tenga una historia como la mía.

Apr 20, 2014

Desde hace 4 meses soy dueño de un móvil ZTE Open con Firefox OS, no voy a hablar sobre ventajas, desventajas o privacidad, lo dejaré para otro artículo. Lo que quiero escribir aquí es el reflejo de lo frustrante pero educativo que puede ser un celular con un sistema operativo nuevo.

He usado GNU+Linux desde hace 7 años, por lo que me he topado con dolores de cabeza como estos:

  • No funciona una pieza del ordenador
  • Tengo que compilar el controlador
  • Compilar programas que no están en binarios
  • Disponibilidad de programas y alternativas que no cumplen su objetivo

A estas alturas me queda claro que la herramienta (o programa) no tiene toda la culpa, nadie pensaba que Ubuntu llegaría a su versión 14.04 o que una plataforma de distribución de videojuegos usaría Debian como base para su sistema operativo. El tiempo trae consigo sorpresas, pero en el tipo de mundo que vivimos, la paciencia es un lujo.

Para acortar, la situación con el modelo ZTE Open es el siguiente:

  1. Equipo de lanzamiento junto con el modelo de Alcatel.
  2. Se distribuye por Ebay y compañías telefónicas.
  3. La versión es 1.1.
  4. La promesa es que puedes construir tu propio SO.
  5. Pasan los meses y no hay actualización.
  6. Los usuarios se dan cuenta que no pueden construir su SO.
  7. Aparece una versión 1.2 oficial. (según)
  8. Se anuncian nuevos modelos.
  9. Los roms construidos por otras personas tienen errores.
  10. Abandono de las actualizaciones de Gaia por parte del equipo de B2G.
  11. Enojo.

Roms y problemas

¿Por qué los roms no funcionan? Primero hay que diferenciar los diferentes versiones disponibles y cuales son sus características:

Predeterminado

  • Modelos de Ebay = 1.0.1 (Con fastboot)
  • Modelos de telefónicas = 1.1 (Sin fastboot)

Imágenes Oficiales

Creadas por la comunidad

El problema principal con las roms son los blobs propietarios (Stallman was right), que cambian en cada versión. Dicho de otra manera, a la hora de construir una nueva versión no se extrae o crea una imagen boot.img, ni los archivos blobs de cada versión. Peor aún, los roms incluyen bugs molestos que interfieren con la experiencia, como:

El equipo de B2G parece prestar poca atención para esto, no se si sea por motivos legales o no, pero el modelo parece ser estar abandonado (Comparen el device-hamachi con el device-inari, o los bugs de inari). Es una lástima.

Este post lo hago como una historia de cautela, hasta que ZTE no entregue una nueva versión, las imágenes disponibles en Internet presentarán problemas, de una manera u otra. Yo he sacrificado el GPS, algo que no me interesa y la posibilidad de no grabar vídeos.

Puedo entender la frustración de otros usuarios, pero algo que he aprendido es que de alguna u otra manera, estos problemas se solucionan. La comunidad de usuarios no dejará de luchar contra los inconvenientes que se presenten. Mientras tanto, al menos en mi caso, he aprendido como funciona un móvil, escribir aplicaciones en HTML5, CSS3 y JS, algo que vale la pena.

Apr 8, 2014

¿Hay algo por lo que su ciudad sea reconocida? Quizá sea un centro turístico, diversidad cultural, gastronomía o fue el lugar de un suceso relevante en la historia de su país. La ciudad donde vivo es reconocida internacionalmente como un centro de violencia, perversidad, inseguridad y terror.

La frontera entre EUA y México es especial, es una frontera de contrastes donde uno parece atravesar un portal y no un puente. Al otro de ambos lados del puente hay una población completamente diferente y sin embargo, hermanas entre sí.

Pero la frontera ha sido herida. Al ser escogida como el punto más corto para el tráfico de narcóticos es una región preciada por los grupos del crimen organizado. Todos quieren controlar un pedazo del mercado más lucrativo del país. Los habitantes de esta región sabían, pero nunca dijeron nada. Mientras no fueran molestados en su vida cotidiana, lo que ocurría en las sombras no era de su interés.

Los oídos sordos terminaron hace una década o más, no recuerdo exactamente la fecha pero si tengo la memoria de como empezó para mi. El esposo de mi tía fue apuñalado a las afueras de una feria. Mis padres me contaban como ellos solían asistir a esta feria y regresar a casa caminando a altas horas de la madrugada. Quienes encontraron el cuerpo hacían lo mismo.

Cada persona le contará un inicio distinto, pero todo tiene un común denominador: Violencia. La violencia se hizo presente y no volvería a estar escondida. Estaría en las calles, casas, edificios, parques y escuelas de la ciudad. No existiría una generación que no tuviera contacto con ella.

Al principio, nadie creyó lo que pasaba. Pensaban que era un problema temporal. Las discotecas seguían cerrando tarde, los taxis recogían en la madrugada y los periódicos publicaban información sobre los delitos relacionados con el crimen organizado.

Los primeros en callar fueron los medios de comunicación. Entre secuestros y muerte de periodistas, uno comprende el porqué decidieron blindarse. Su silencio resultó en desconcierto, enojo y desconfianza. A partir de ese momento los rumores y paranoia se convirtieron en los medios de comunicación, algo que los grupos del crimen supieron aprovechar.

El siguiente fue el gobierno, haciendo de la vista gorda lo que ocurría en la ciudad. El cuerpo de policía infiltrado tuvo que ser desmantelado y la ciudad fue ocupada por fuerzas del ejercito nacional. Imaginen la sensación de ver un tanque estacionado frente a su escuela o detenerse en retenes antes de llegar a su casa.

Negocios tenían que lidiar con "cuotas" que debían pagar para no ser atacados. Sin poder solventar, muchos de ellos cerraron. Otros que se negaron no volvieron a ver la luz del día. Otros tantos se llevaron sus negocios a otro lado buscando la tranquilidad que jamás vendría.

Esto fue el principio de una peor vida.

Mar 29, 2014

Hace unos cuantos días hablaba sobre pseudo-historiadores mexicanos que han entregado su narrativa para quien les pagara mejor. Hay quienes lo hacen por prestigio, otros por posiciones en el poder y unos cuantos porque no conocen otra forma de obtener el pan. Camín es diferente, sobresale como el más cínico e hijo de puta de todos ellos.

Existe un capítulo en la historia mexicana moderna que nos muestra hasta donde puede llegar esta persona. Es un capítulo olvidado, una época oscura y turbulenta, que nos sigue pesando hoy en día.

Hace 22 años bajo la tutela del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, el secretario de educación Ernesto Zedillo se presentó la idea de cambiar el contenido de los libros de texto gratuito (bajo el marco del Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica ). Una idea nada descabellada, se debe mantener actualizado y corregir hechos presentados en versiones anteriores. El problema es que esa no era la intención.

En la descentralización de servicios ofrecidos por el gobierno durante la época de Salinas, fue la primera vez que se entregó la impresión de libros de texto gratuito a una compañía privada. La controversia más grande fue con el libro de historia de quinto y sexto año. "Mi libro de Historia de México" se dejó a manos de Aguilar Camín y Florescano. El contenido entregado fue desastroso.

No solo se omitían personajes (Como el mito del Pipila), se ignoraba completamente las guerras en la Conquista, la brutalidad de los españoles y el saldo por las epidemias, la esclavitud, encomiendas y personajes emblemáticos como Fray Bartolomé de las Casas no aparecían en las páginas. Se vanagloriaba el progreso y modernización económica del régimen de Porfirio Diaz (curiosamente omitiendo los atropellos y desigualdad que sufría la población). Las inversiones extranjeras durante el Porfiriato fueron presentadas como un "bien incondicional" para el desarrollo del país. En esta entrega también se pretendía pasar por alto la defensa de la ciudad de la México en contra del gobierno estadounidense por una versión donde el "intrépido" Santa Anna salvó al país (El cabrón fue exiliado con gusto por todos).

Cuando se dio a conocer el contenido el rechazo fue unánime. Nadie podía creer el asqueroso trabajo que se pretendía dar a los niños y maestros. El costo ascendía a 1600 millones de pesos y se imprimieron más de seis millones de libros que terminaron en el fuego. Nadie se hizo responsable. Florescano y Camín escribieron una pieza defendiendo el libro, argumentando: "Quisiéramos saber ahora cual es el libro que están leyendo los maestros y los niños en el aula porque ese es el que verdaderamente importa". El material bibliográfico complementario sugería libros de Florescano y Aguilar Camin. Risible.

Reescribir la historia para justificar la implementación de ideas radicales no es nada nuevo pero en el caso de México el cinismo con el que se trató de hacer es un caso digno de revisión. Camín no es de fiar y la historia siempre muestra su cara al final, no importan cuantos quieran maquillarla o los medios que utilicen.

Repito lo que dije en mi respuesta a Krauze: La persona que se haga llamar "historiador" y falsea la historia para alimentar sus odios ideológicos y enaltecer su persona no merece ni un céntimo de mi respeto.

Mar 20, 2014

Lamento la tardanza, en esta tercera entrega hablaremos del alza del principado moscovita, después convertido en zarato ruso así como la creación de la identidad Rusa.

1401
Imperio Alemán, Khanato de la Horda de Oro, y el Emirato Timúrida. Original by The Penguin Atlas of Medieval History

La región de Moscú, después de la invasión mongola paso a formar parte de la “Horda de oro”. Este estado mongol comenzó a decaer a mediados del siglo XV cuando el khanato fue divido en reinos más pequeños, los príncipes moscovitas vieron su oportunidad para emerger como los “protectores de las tierras del Rus’”. El primer príncipe moscovita que llegó al poder sin la aprobación de la Horda fue Ivan III. Aunque, secretamente, el estado moscovita seguía pagando tributo a los sucesores de la Horda.

Los primeros conflictos del estado moscovita fueron con el Gran Ducado de Lituania (posteriormente Mancomunado Polaco-Lituano) que terminó con la toma de Smolensk. Conquistar territorios no era suficiente para formalizar y legitimar el poder del principado. Como vimos en la entrega anterior los matrimonios entre grupos del poder creaban vínculos de poder entre territorios y Moscú no fue la excepción. El matrimonio de Ivan III con Sofía Paleóloga, la sobrina del último emperador bizantino (Constantino XI) y el reconocimiento de Basilio III como zar por el emperador Maximiliano I fueron elementos relevantes para estos propósitos.

Un estado requiere una historia para sobrevivir. No es solo para legitimar cadenas de poder o dinastías, sino para crear un mito popular que sus miembros puedan creer y de ahí, formar una identidad. ¿Y dónde está esa identidad? Lo mismo se preguntaban los primeros historiadores del principado. Ivan el Terrible creía que las raíces de su imperio se encontraban en Kiev. Esta noción perduró por siglos incluso en la retórica soviética. Pasando de un estado sin clases a uno sin fronteras el discurso histórico se baso en legitimar la nación rusa como una sola.

Lo que no se explora en este discurso es la influencia del mandato del Khan sobre el norte de las tierras Rus’as tuvo un mayor impacto que los orígenes en Ucrania. Para historiadores pro-Occidental es una aberración la ocupación mongola. Estos mismos mantienen que Rusia salvó a Europa del barbarismo mongol. La linea continuó con el poder del Soviet, cuyo retrato de los Tártaros era de invasores .

El legado del Khan forjo la identidad del poder del principado entre ello se encuentra:

  • Toda tierra pertenecía al conquistador.
  • Administración dual (No poder absoluto)
  • Tierra por servicio militar

Que no hablar de la iglesia Ortodoxa quien no solamente fue tolerada durante la ocupación sino fue privilegiada al no pagar tributo.

Nada de esto fue admitido en la formación de la “Gran Rusia”, enfocándose exclusivamente en Kiev. Recordaremos que tras la invasión el gran Ducado de Lituania adopto las tierras de Kiev y formó en sus habitantes la idea que ellos eran distintos a sus contrapartes en el norte.

A mitad del siglo XV se revivió el interés por Kiev entre las elites moscovitas. Las razones fueron político-religiosas buscando principalmente justificar los territorios adquiridos en las guerras contra el Ducado de Lituania y evitar la fragmentación de la Iglesia Ortodoxa. El factor más importante fue la transformación del Gran Principado de Moscú en un zarato con la inauguración de Iván IV el Terrible en 1547. Este nuevo título requería sustancia para ser tomado en serio por otros monarcas europeos. (Eran como concursos de popularidad, así es la humanidad).

Como podrán ver las ambiciones de Rusia no son nada nuevas y tienen sus raíces en la búsqueda de una identidad. Con la caída de la Unión Soviética se escribió otra hoja en los fracasos por crear una “Gran Rusia”, sin fronteras, sin enemigos y todos bajo una sola creencia. La tercera Roma o El nuevo Jerusalén ideales que moldearon (o siguen moldeando) las ambiciones del poder en Rusia.

Follow me on: Twitter